Autoprogramable

La solución ideal para instalaciones muy pequeñas. Sin software de gestión, aporta la ventaja de anular o activar accesos a tarjetas de usuario de forma muy sencilla, en contra de lo que ocurre con sistemas de llaves mecánicas cuando éstas se pierden o se roban. Con la posibilidad de que en futuro se puede actualizar a un sistema completo de lectura/escritura añadiendo el software y los equipos de gestión.