La flexibilidad de TESA ASSA ABLOY, clave para el proyecto del Centro de Convenciones Ágora de Bogotá

/Other/Tesa/Noticias%202.0/2021/Agora_1.jpg

Su mayor reto ha sido encontrar las soluciones adecuadas para accesos tan particulares como unas puertas de 3,6 metros; así como el de coordinar a dos equipos de arquitectos: uno internacional como el de Juan Herreros y otro local como el de Daniel Bermúdez.

El Centro Internacional de Congresos Ágora de Bogotá es un punto de referencia de la ciudad colombiana que ofrece una variedad de espacios para albergar eventos y experiencias memorables. Desde su inauguración se ha convertido en un punto de referencia de Bogotá, clave para el desarrollo social, cultural y económico de la localidad.

Se trata de un espacio que acoge un gran tráfico de personas en zonas y espacios muy distintos entre sí, por lo que las soluciones de acceso y evacuación deben ser cómodas, flexibles y seguras.   

EL PROYECTO

El edificio fue diseñado por el estudio español Juan Herreros en colaboración con el arquitecto colombiano Daniel Bermúdez, quienes en una participación conjunta ganaron el concurso internacional convocado por la Cámara de Comercio de Bogotá. Precisamente la coordinación de ambos equipos por parte del equipo de especificación de TESA ASSA ABLOY fue clave para el éxito del proyecto, ya que a la hora de definir el plan de cierre tuvieron que compartir información y trabajar con ella tres equipos distintos.

Otra de las claves del proyecto fue la flexibilidad y adaptabilidad de TESA ASSA ABLOY, que al ser fabricante puede adaptarse a cualquier peculiaridad del proyecto. En el caso de Ágora una de ellas era la altura de sus puertas de madera acústica, que llegaba a los 3,6 metros, lo cual suponía un reto por ejemplo a la hora de encontrar una barra antipánico de embutir de tres puntos. Por suerte los equipos de prescripción e ingeniería de TESA ASSA ABLOY encontraron la solución: la barra antipánico Universal de embutir con fallebas de dimensiones especiales diseñadas exclusivamente para este proyecto.

Por otro lado, otro de los retos era la gestión de los accesos y sus permisos: un edificio como el Centro Internacional de Congresos de Bogotá tiene muchos usuarios y accesos por lo que era fundamental instalar un amaestramiento (en este caso el sistema elegido fue el TK6) que permitiera gestionar esos accesos de forma cómoda y segura. El amaestramiento es una solución que permite que una llave pueda abrir varias puertas, pero a su vez, cada uno de estos accesos funcione con una llave individual y única, por lo que los usuarios de las instalaciones no tienen que cargar con un gran llavero. Otras de las soluciones instaladas fueron las cerraduras cortafuego 2UB0F, las manillas institucionales Vector, o los cierrapuertas CT1800 Y CT4500.